Como empezar una dieta para adelgazar

Si te gusta, compártelo !

Cuántas veces te has preguntado cómo empezar una dieta para adelgazar. Cuántas veces has intentado ponerte a dieta. Cuántas veces lo has dejado a los pocos días. Aquí tienes las soluciones.

Como empezar una dieta para adelgazar
Como empezar una dieta para adelgazar

Como iniciar una dieta para bajar de peso

Seguro que te lo has preguntado muchas veces. Y seguro que has empezado una dieta para adelgazar en más de una ocasión y la has dejado a los pocos días o incluso después de la primera o segunda comida. ¿Porqué te cuesta tanto?

Lo primero son las dudas y las preguntas. Cuando quieres empezar una dieta para adelgazar, te vendrán miles de dudas, miles de preguntas, miles de mitos nutricionales, tu amiga te dirá una cosa, tu compañera de trabajo otra, tu madre otra… y acabas con un lío tremendo en la cabeza. Tanto que al final ni siquiera empiezas.

Es normal. A todas nos ha ocurrido. En parte es por falta de información. Internet está llena de dietas milagro, dietas rápidas para adelgazar, la dieta de la piña, la dieta Dukan, etc, y ninguna me ha servido de nada. Todo ello unido a nuestra poca voluntad nos lleva al fracaso una y otra vez.

Antes de empezar una dieta, debemos prepararnos mentalmente para ello. Un truco que funciona es hacerse una foto en ropa interior y pensar: “Este es mi límite”, “No voy a seguir así”, “A partir de aquí solo me queda mejorar”

Los cambios antes de empezar la dieta

Sí, porque antes de empezar una dieta para adelgazar debemos afrontar y asumir algunos cambios. Si no lo hacemos será un nuevo fracaso.

Tenemos que tener presente que la primera que va a cambiar, es nuestra vida. Para eso estás leyendo esto ¿no? Cambiarás hábitos, costumbres, trastornos alimenticios… por hábitos saludables, buenas costumbres, comidas controladas… etc.

Cambios para empezar una dieta para adelgazar

Estas son algunas de las cosas que debes cambiar si esta vez quieres conseguirlo:

Las malas costumbres:

Todas actuamos por costumbres. Eso nos perjudica seriamente a la hora de cambiar para seguir una dieta. Por ejemplo: las palomitas con refresco grande que son de obligado consumo cuando vamos al cine; esa mañana interminable si no te comes 3 o 4 galletas de chocolate antes de desayunar; esas onzas de chocolate imperdonable al terminar la cena,… Todo eso son malas costumbres que en un principio debemos eliminar, y si es imposible, por lo menos cuidar las cantidades.

Trata de reemplazar esas comidas por otros alimentos más saludables. Puedes tomar fruta fresca cualesquiera, un yogurt natural o azucarado, etc. Si una de tus costumbres es comer con abundancia al finalizar el día porque te relaja, tienes que cambiarlo por otro hábito relajante como por ejemplo leer, escuchar música, etc.

5 comidas diarias:

No vale de nada estar todo el día sin comer (ya sea por trabajo, estudios…) y al finalizar el día, como premio, regalarte una comida muy abundante. Es muy malo para tu organismo y fatal si quieres adelgazar. Debes buscar otras formas e premiarte.

Una buena manera de recompensar un día duro de trabajo es con un buen baño caliente, ver una película como Pretty Woman, o incluso comprarte un traje nuevo en el Zara. Pero no recurras a la comida como manera de premiarte a ti misma. Es un hábito a eliminar.

Elimina el picoteo:

Ya has decidido que tu vida va a cambiar porque quieres perder peso. Ya no hay vuelta atrás. Así que, debes concienciarte de que picar entre horas es altamente perjudicial. Ya tienes 5 comidas diarias. Más que suficientes.

No comas por aburrimiento:

En ocasiones comes por aburrimiento, por no saber que hacer, incluso aunque no tengas nada de hambre. Este es uno de los hábitos más difíciles de eliminar, especialmente si pasas mucho tiempo en casa o trabajas en empleos relacionados con la comida como una cocina, un restaurante, etc. Si te ocurre esto, trata de deshacerte de ese mal hábito.

Come más despacio:

Seguro que ya lo has oído muchas veces, pero es cierto. Según los expertos, el cerebro tarda 20 minutos en mandar la orden de estar saciado así que si comes en menos de 20 minutos a tu cerebro no le da tiempo a decirte que ya no tienes hambre. Comerás más de lo que necesitas.

Un buen truco es beber un vaso de agua al inicio de las comidas.

Así que come más despacio, y deja lo más copioso para pasados al menos 20 minutos desde que empezaste a comer. Tomarás menos calorías y tu cuerpo lo notará. Un truquillo que yo utilizo: Comer con el móvil en la mano. Mientras escribes un Whatsapp, entras en Facebook o en Instagram te sirve para comer más lento y no echarle tanta cuenta a la comida. Y por supuesto, si comes acompañada entabla una buena conversación !!!!

Busca un apoyo para comenzar:

Comenzar no es nada fácil. Parece que cuando empezamos un dieta todo se pone en nuestra contra: nos regalan bombones, nos invitan a fiestas, etc. Lo más recomendable es comenzar una dieta en pareja o con alguna amiga o compañero de trabajo con el que comas todos los días. Es más llevadero (sobre todo mentalmente) ver que alguien está haciendo lo mismo que tú. Entre las dos os resultará más fácil vencer las tentaciones.

Evita comprar dulces, golosinas,…

Quien evita la piedra, evita el tropezón. Si empiezas una dieta pasarás un tiempo son comerlos así que… para qué comprarlos. No te pongas excusas a ti misma.

Ponte pequeñas metas personales

Que tu primera meta no sea escalar el Everest, empieza subiendo unas cuantas escaleras. Con eso quiero decir que no inicies una dieta muy estricta y un fuerte plan de ejercicios todo el mismo día. No llegarás al segundo.

Empieza poco a poco. Inicia la dieta para adelgazar y unos días después introduce los ejercicios poco a poco. Si caminas 30 minutos, pasa a 40 o pasa por algún sitio con una pequeña cuesta. No quieras hacer 2 horas el primer día o tendrás agujetas, molestias o incluso una lesión.

No es recomendable darse una paliza el primer día, ni el segundo, ni el tercero. Siempre es mejor esforzarse un poco menos, pero esforzarse todos los días.

Tanto en el deporte como en las comidas, también podemos marcarnos nuestras pequeñas metas y darnos nuestras pequeñas recompensas (nada de comida) al alcanzarlas.

Algunas metas pueden ser: elegir ensalada de guarnición en vez de patatas fritas cuando salgas a comer fuera, comer verduras 3 días en semana, etc. Metas fáciles de cumplir y que no suponen un esfuerzo enorme.

Imagínate como será tu aspecto cuando estés delgado/a:

Este es un elemento muy potente de motivación y recompensa. Trata de imaginar como serás tú dentro de 1 año (siempre será a medio-largo plazo). A muchas personas le sirve de motivación imaginarse como será su vida dentro de X tiempo. Como te verás físicamente, cual será tu siguiente objetivo, etc.

Conclusión

Si quieres empezar una dieta para adelgazar y realmente conseguirlo debes cambiar unas cuantas cosas en tu vida:

  • Eliminar las malas costumbres
  • Hacer 5 comidas al día
  • Eliminar el picoteo
  • No comer por aburrimiento
  • Comer más despacio
  • Buscar apoyo para comenzar
  • Evita comprar dulces, golosinas,…
  • Ponte pequeñas metas y recompensas
  • Imagínate dentro de un año

Recuerda que una dieta saludable sin deporte no adelgaza y el deporte sin una dieta saludable tampoco.

En los siguientes posts encontrarás todo tipo de consejos para perder peso. Y si no quieres perderte ninguna de las ofertas, novedades y noticias sobre dietas y productos para adelgazar te puedes suscribir con tu e-mail.

Suscripción por e-mail

Si te gusta, compártelo !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *